Como ya mencionamos, las TIC cambiaron la manera en que los físicos buscamos bibliografía sobre determinado tema y nos enteramos de las producciones científicas de nuestros colegas. La consulta de revistas especializadas en bibliotecas ha disminuido notablemente en los últimos años.

El uso del correo electrónico, combinado con el programa LaTeX mencionado anteriormente, simplifica notablemente la colaboración de investigadores de distintos lugares geográficos. Así se pueden llevar adelante proyectos de investigación intercambiando resultados preliminares y borradores de trabajos por e-mail. Aunque no tan eficiente como la discusión personal, esta manera de trabajar es desde hace varios años absolutamente común entre los físicos.

Están empezando a utilizarse también las videoconferencias, tanto para discusiones de trabajo como para el dictado de charlas o seminarios. Esta modalidad no está aun muy difundida en nuestro país, aunque hay ya algunos antecedentes (por ejemplo se realizaron videoconferencias en la reunión de la Asociación Física Argentina del año 2004, y en la Secretaría de Ciencia y Tecnología con motivo del Año de la Física en el 2005). Seguramente en el futuro cercano podremos colaborar con nuestros colegas delante de la pantalla de la PC como si estuviesen en nuestra oficina.

Finalmente, las presentaciones en los congresos científicos también suelen estar disponibles en la Web. Luego de concluido el evento, en muchos casos se suele poner a disposición de toda la comunidad los archivos que contienen las conferencias dictadas por los participantes. Es posible encontrar presentaciones en formato pdf o power point. En algunos casos está disponible también el audio y hasta la filmación completa de la conferencia. Ver por ejemplo la excelente conferencia (en inglés) del renombrado físico Kip Thorne sobre el Año Mundial de la Física.